En el período 2015-2019 se ejecutó un conjunto de políticas que colocaron al país en la senda de la valorización financiera. Ello se articuló, como se analizó en Informes previos de IEFE, en el establecimiento de un veloz proceso de endeudamiento externo (particularmente explicado por el sector público) que financió la fuga de capitales. Esta política implicó, asimismo, un incremento de la vulnerabilidad de los sectores populares en Argentina.